sábado, 14 de febrero de 2015

Las edades de SORCAS


La Sociedad Recreativa y Cultural La Alegría Serrana (SORCAS) es la asociación laica más antigua de Moralzarzal. No se ha localizado el acta de su fundación, pero existe ya un primer registro de socios en septiembre de 1920.

Fundada por tanto entre 1919 o 1920, casi un siglo después sigue al pie del cañón, dinamizando la vida social y cultural de nuestro pueblo.
Actual logotipo de SORCAS


Acostumbrados a tenerla ahí desde siempre, quizás no valoramos suficientemente lo que supone tener una asociación de este tipo, símbolo de la capacidad de los vecinos y vecinas de Moralzarzal de crear y mantener espacios de ocio y cultura. La historia de Moralzarzal en el siglo XX no sería entendible sin SORCAS.

En esta entrada contamos sus diferentes etapas. Para ello le hemos pedido prestada a Antonio López Hurtado, alias Antonio "Zárate", su investigación sobre SORCAS, un excelente trabajo de revisión de las actas de la asociación, la tradición oral y la recopilación de imágenes históricas. Nos limitamos aquí a resumirla y añadir algunos sucesos de su etapa final.

Los comienzos en "La Pajera"

Cuando en Moralzarzal no había televisión, radio, bibliotecas o teatros; cuando viajar no era una posibilidad tan extendida como ahora; cuando Madrid estaba lejos; cuando no existían las posibilidades de ocio que tenemos hoy en día; cuando pasaba todo esto, en los pueblos pequeños como el nuestro la gente se reunía a bailar, a representar obras de teatro y a socializar. Y se alquilaban locales, se constituían casinos, círculos y se fundaban sociedades culturales.

Cuenta Zárate en su web que entre finales del siglo XIX y principios del XX existió en Moralzarzal un lugar llamado “El Pajar de las Comedias", que se encontraba en la calle del Barrio de Arriba, próxima a la bodega con el lagar de la Viña. Además de utilizarse para reuniones de baile, en él se hacían representaciones de obras teatrales, de ahí su nombre. 
También se podía bailar en el “Casino del pueblo”, que tenía su domicilio en el nº 3  de la plaza de la Constitución. 

Muchos pueblos de la zona, y de media España, dispusieron de casinos, pero en pocos se ha seguido manteniendo esta institución.

El final de la primera década del siglo XX es de gran pujanza económica en Moralzarzal. Una asociación gremial, la "Sociedad de sacadores y carreteros de piedra de Moralzarzal", juega en la primera división del mercado de la piedra, justo en el momento que se está desarrollando en España la red de ferrocarriles (que necesitan balastro), se adoquina Madrid, se construye la Gran Vía, etc. El Tren del Berrocal está en pleno apogeo y un sector importante de los pueblos de la comarca trabaja en las grandes canteras del Gurugú o del Berrocal o en las miles de pequeñas canteras que salpican nuestro territorio. La comarca se ha impuesto como el primer abastecedor de piedra para Madrid, dominando el mercado. Hay trabajo y se gana dinero. 

También en estas primera décadas del siglo XX han empezado a llegar a Moralzarzal gentes de la capital, veraneantes, que construyen sus primeros “hoteles” en la avenida de la Salud y en las calles Antón, Bellas Vistas, de la Iglesia…Y los veraneantes traen nuevos hábitos culturales.

Es en este contexto, entre los años 1919 y 1920, cuando una parte importante de la sociedad cebollera crea la Sociedad “La Alegría, Sociedad de Teatro y Baile”, utilizando un local llamado el “Salón de la Pajera” que estaba en la calle de la Peñuela nº 20. El primer libro de Actas de la Asociación, según la investigación de Antonio Zárate, data de septiembre de 1920, cuando se empiezan a anotarse las cuentas, inscribirse los socios (136 miembros) y registrarse el pago de cuotas (1 pta/mes).

El baile era una actividad fundamental en aquellos años. La música era posible gracias a una pianola (piano que se tocaba mecánicamente a base de pedales) o bien un organillo (piano que se hacía sonar por medio de un cilindro con púas movido por un manubrio y encerrado en un cajón portátil).  La asociación contaba con un encargado especial, el “bastonero”,  la persona que, representando a la junta directiva de la sociedad, ponía orden en la sala de baile evitando conductas "indecorosas".

La construcción del Salón de Baile

El nombre "La Alegría, Sociedad de Teatro y Baile" será utilizado hasta 1929, momento en el que la asociación se plantea un salto cualitativo: tener su propio salón de baile.

Las gestiones acaban con la compra de un terreno, una parte de la parcela del Prado Mesón en la calle de la Iglesia. El 11 de noviembre de 1928 se firma la escritura de venta de la parcela de 525 metros cuadrados por 1.575 pesetas. La construcción se encargó a Leonardo Sanz Esteban, constructor de Becerril de la Sierra, participando desinteresadamente muchos vecinos con su trabajo, bien sacando piedra como acarreándola con sus carros de vacas y bueyes. El presupuesto para las obras ascendió a la cantidad de 14.500 pesetas, dinero que fue prestado por personas pudientes del pueblo.

Acabada la edificación del salón, el 20 de agosto de 1929, y una vez visto el informe del Inspector Municipal de Sanidad y la certificación del arquitecto, el Ayuntamiento autoriza su apertura. Desde este momento, 1929, la sociedad fija su sede social en el nuevo edificio. Se redactan unos estatutos que constaban de 25 artículos encuadrados en seis capítulos. El primero, digno de mención, reza así:

"Con la denominación de Alegría Serrana, se crea una Sociedad popular con residencia en esta Villa de Moralzarzal; sus fines son el de procurar a sus asociados, motivos de cultura, honesta y lícita distracción, solaz y recreativo entretenimiento".

El salón se inaugura el 24 de agosto de 1929 y comienza su vida cultural y social. Reflejo de este interés cultural de los cebolleros, las Actas recogen que ese mismo mes de septiembre se celebran tres sesiones de representaciones cómicas.
El edificio que alberga el Salón de SORCAS, en enero de 2015. Autor: Miguel Á. Soto
Sobre el nombre de la sociedad, Zárate recoge algunas dudas sobre la verdadera denominación de esta asociación en sus comienzos. En el librillo del reglamento que se daba a todos los socios, el sello tiene la inscripción de “Sociedad de Baile”, aunque en la cabecera del reglamento figura “Sociedad Recreativa”. En algunos documentos de la época aparece la palabra “Cultural” y en otros no. La palabra SORCAS se está gestando pero aún no es utilizada.

En este tiempo los socios eran sólo varones. Cuando un socio llegaba a la edad de jubilación o su primogénito llegaba a la mayoría de edad a efectos de la Sociedad, es decir, llegaba a los 14  años, era sustituido por su hijo.

El salón, además de acoger el baile y funciones de teatro, era lugar para la celebración de bodas. Así, las actas recogen tres bodas en 1931. También, el salón de baile se alquilaba a grupos para hacer reuniones de distinta índole, a compañías de teatro y a algún "peliculero", con lo que los habitantes del pueblo podían disfrutar del cine. El ambigú, el bar, se subastaba, aportando ingresos para el mantenimiento de la asociación.

SORCAS en la posguerra

Durante la Guerra Civil el salón se usó como almacén por la Intendencia del Regimiento de las tropas del bando republicano que estuvo acantonado en el pueblo. Una vez terminada la guerra, el salón se utilizó como centro de recuperación de todo aquello que se había perdido o que se había quitado a sus dueños.

Una vez retomada la actividad, las actas de mayo de 1948 reflejan el acondicionamiento del Salón: se aceptó el presupuesto de Teodoro Bermejo Esteban para pintarlo, dibujando en el escenario unas damas que sostenían una orla, copia de unos frescos pintados también por Teodoro en el arco que separaba en dos la Iglesia Parroquial. En la orla del Salón se leía la inscripción “Sociedad Recreativa Cultural La Alegría Serrana” (mientras que en la Iglesia Parroquial aparece “Gloria a Dios en el Cielo”).  Teodoro, el pintor, tomó como modelos para esas pinturas a Andrea Estévez y Amparo Bermejo, dos mujeres del pueblo.

El paso de gramola a tocadiscos (conocido también por pickup) tuvo lugar en 1957. Como no podía ser de otra forma, el Salón seguirá sufriendo cambios: en 1952 se acuerda abrir una puerta que comunique el Salón desde la pista de baile con el patio exterior; y en 1958 se acometen las obras del alcantarillado. En 1949 la cuota mensual es de 3 ptas que será subida a 5 ptas en 1958. El Salón sigue siendo lugar también para reuniones de juntas de comunidades, sociedad de cazadores, bautizos, bodas, etc. 
Una pareja de "veraneantes" en la calle de la Iglesia en 1954. A la izquierda, el salón del SORCAS

Las normas de la asociación, en especial las referidas al baile, son una muestra de la rigidez de las costumbres de la época. La Junta Directiva aborda el asunto de “bailar con o sin manga larga por parte de los caballeros”. En 1950 se acuerda que no se podrá bailar en mangas de camisa, aunque sí con pescadoras (prendas con mangas largas usadas en aquella época). En 1958, tras abordarse el tema nuevamente, la Junta decide que se mantenga la prohibición de que los hombres puedan bailar en mangas de camisa.

Las actas de estos años mencionan las sanciones impuestas a los socios por actos contra las buenas costumbres o contrarios al reglamento: faltar el respeto al portero, no hacer caso de las indicaciones del bastonero o de algún miembro de la Junta, por causar escándalo, saltar la barandilla que separaba las zonas laterales de la pista de baile, pasar con animales a la pista, fumar bailando, bailar en manga corta, meterse con algún artista en representaciones de espectáculos. Algunas infracciones son bastante más curiosas: montar en bici en la pista, orinar en su interior, meter un caballo en el Salón y otras gamberradas. 

Una época en la que hubo bastantes bajas de la Sociedad fue por los años 60 debido a la fuerte emigración que hubo entonces. Las actas del 22 de diciembre de 1962 recogen estas bajas de socios que emigraron a Francia, Bélgica o Alemania.

En mayo de 1971 se subasta el ambigú en 5.000 pesetas y en 1973 por 5.800 pesetas. En la junta celebrada el 29 de febrero de 1972 se acordó poner el piso de la pista de baile de terrazo y en ese año se arregla la valla del patio y se pone la puerta principal de hierro.

SORCAS en Democracia 

Desde su fundación, SORCAS había estado funcionando con sus estatutos de 1929, sin haberse actualizado de acuerdo a la Ley de Asociaciones aprobada el 24 de diciembre de 1964.

Durante muchos años se podrá convivir con esta irregularidad legal. Pero en la junta de gobierno celebrada el 22 de diciembre de 1980 se aborda la situación, poniéndose el asunto en manos de un abogado para que hiciera las gestiones oportunas para la regularización de la Sociedad.  Con fecha 24 de enero de 1982 se reúnen 47 vecinos redactando un acta con objeto de llevarla al Gobierno Civil para su aprobación. La contestación llegará el 19 de abril de 1982, donde el Gobierno Civil de Madrid comunica que SORCAS ha sido inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones.

Los nuevos estatutos constaban de seis capítulos con 26 artículos en total, uno más que los estatutos de 1929. El Artículo 2º, por ejemplo, comenta que se fomentará una biblioteca.

En estos años, SORCAS sigue jugando un papel importante en la oferta de ocio en Moralzarzal. El Salón de Baile ahora se llama “discoteca” y las actas se detienen en aspectos como fijar el precio del “cubata”. La vieja gramola se dona al Colegio Nacional. Aparece el problema de la droga. En el acta del día 5 de diciembre de 1979 se puede leer la decisión de expulsión a quién se le coja fumando porros.

Además de la discoteca, en estos años se celebran fiestas de disfraces para los niños, la Cabalgata de Reyes, las fiestas de los Quintos, reuniones de partidos políticos. El teatro sigue siendo una actividad fundamental: en enero de 1984 se cede la llave del Salón al grupo de teatro.

Ahogados por las deudas

La década de los 80 viene marcada por la creciente deuda contraída con el Ayuntamiento, llegando a ser un problema grave en 1984. Como solución, en abril de 1985 se acuerda ceder el local gratuitamente a la tercera edad para la celebración de su fiesta anual y en el mes de mayo se celebra el "I maratón de baile SORCAS". En 1986, la sociedad recibe ingresos del alquiler del local a la Sociedad de Cazadores, del PSOE por un mitin, al Ayuntamiento para un concierto de SIDERAMA. El salón se cede gratuitamente a los ganaderos y para un homenaje a los mayores, convocándose la "II maratón de baile” en agosto.

Pero la situación económica de la Sociedad no mejora y en octubre de 1990 se convoca a los socios para abordar el asunto, pues hay deudas con la compañía del agua, con la de la luz, con la SGAE, el local cerrado y con la imposibilidad de abrirlo.

En 1991 la Junta Directiva de SORCAS acuerda pedir un préstamo bancario, así como poner en el local máquinas recreativas, promocionar el ingreso de las mujeres como socios y solicitar presupuestos para acometer diversas mejoras en el local: pintura, persianas, ventanas, etc. En este año el Salón llegó incluso a estar alquilado como discoteca, primero como el nombre de "Tay Fun" y posteriormente "Esta si", nombres que solamente se veían en los carteles donde anunciaban el baile.

En 1992 la deuda alcanza el millón y medio de pesetas. En agosto de 1992 llega el crédito bancario de medio millón de pesetas a pagar en tres años. En 1993 se acuerda ceder el local al Ayuntamiento por el tiempo necesario para su utilización como dependencias municipales con motivo de obras de ampliación del edificio Consistorial. Esta decisión, si bien supuso la tabla de salvación de la Sociedad, pondría en riesgo su futuro como más luego veremos.

Así pues, el salón de baile estuvo albergando las dependencias municipales desde 1993 hasta 1995. 

Hogar de la Tercera Edad

A la crisis económica siguió, durante la década de los 90, un periodo de baja actividad para el SORCAS. En 1995, siendo ya alcalde José María Moreno Martín, las dependencias municipales estuvieron todavía en el "Salón", trasladándose, una vez acabadas las obras, a su actual emplazamiento en el edificio de la plaza de la Constitución.

Una vez acabado el traslado, el Salón se convirtió en sede del Hogar de los Mayores, inaugurándose ese Hogar de la Tercera Edad provisional el día 20 de diciembre 1995. El día de la inauguración coincidió con el día de los mayores, descubriéndose una placa conmemorativa. Aquí estará el Hogar de los Mayores hasta que el 20 de diciembre de 2004 se inauguró la actual sede en la calle Antón.

El nuevo SORCAS del siglo XXI

El Salón estuvo sin albergar ninguna actividad desde diciembre de 2004 hasta que, en 2006, la Junta Directiva de SORCAS volvió a revertir la situación creada, en la que el Ayuntamiento se había adueñado de la gestión del Salón. 

SORCAS estuvo a punto de desaparecer, pero el pulso entre el poder municipal, representado por el actual Alcalde José María Moreno, y la sociedad civil cebollera, fue ganado por estos últimos.

En el mes de mayo de 2006 se aprueba por mayoría absoluta que la Sociedad siga dependiendo exclusivamente de los socios y no hay ni abstenciones ni votos en contra. En noviembre de 2006 se aprueban los nuevos estatutos para adaptarlos a la Ley de Asociaciones de la Comunidad Autónoma de Madrid (LO 1/2002), estatutos que son aprobados en una asamblea a la que acuden 70 de los 100 que figuran en el libro de socios y que se encuentran al corriente de pago.

"La Alegría Serrana" ha intentado ser, durante sus 95 años de historia, una sociedad independiente del poder municipal, una expresión del interés popular sin ataduras ni correas de trasmisión. Y así debería de seguir siendo.  
El teatro ha sido siempre, desde sus inicios, una actividad cultural vertebradora de SORCAS. En esta foto, actores, director y autora conversan con el público de SORCAS tras la representación de la obra Julieta y Romeo, en enero de 2015. Autor: Miguel Á. Soto
El actual rótulo de SORCAS, que sustituye a la placa de Hogar de la Tercera Edad, se pone el 14 de febrero de 2007.
Cartel luminoso a las puertas de SORCAS

La oferta y los hábitos de ocio han cambiado mucho desde los años 20 del pasado siglo. Pero SORCAS sigue siendo un espacio dinámico que se adapta a los tiempos: hay talleres de todo tipo (bailes de salón, taichi, canto, ...), hay veladas musicales (desde cantautores a bossa nova, pasando por grupos de rock locales de reciente creación), karaoke, es lugar de exposiciones, concursos de migas, campeonatos de mus, fiestas infantiles, cuentacuentos, fiestas hawaianas, concurso de grafitis, peleas de gallos, verbena para mayores, exposición de fotografías, sesiones de magia, cineforum, emisiones televisivas deportivas, mercadillos dominicales, debates.... Y son de gran éxito las sesiones de monólogos organizadas por SORCAS Comedy o los recitales de poesía. Seguro que nos dejamos muchas cosas…
La oferta cultural de SORCAS incluye actualmente talleres de teatro, canto, literatura y escritura, bailes de salón, taichí, baile español, etc.
Homenaje en 2014 a nuestra vecina Manuela Rejas, "La Maga Violeta", que llegó a ser la primera mujer en España con carnet de ilusionista.
Hacia el primer Centenario del SORCAS

En 2020 se cumplirá un siglo desde la fundación de esta asociación. Y en el verano de 2019 se cumplirán 90 años de la construcción e inauguración del Salón del SORCAS.  

Hay que empezar a preparar estas efemérides. Una buena forma de celebrarlo sería conseguir un mayor reconocimiento de SORCAS, quizás a través de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), una figura de protección recogida en la Ley de Patrimonio Histórico.

Está claro que SORCAS es una seña de identidad de los cebolleros y cebolleras. Pero este sentimiento está sólo arraigado en los ciudadanos que llevan más tiempo viviendo en Moralzarzal. Hay que hacer un esfuerzo para que todas las vecinas y vecinos sepan que esta asociación está abierta, que pueden sentir el Salón como algo propio. Esa sería la mejor manera de defenderla, protegerla y asegurar que seguirá estando viva otros 100 años más. 
Debut de los Wibble Wobble en SORCAS el 13 de febrero de 2015. El salón ha sido y es un espacio de ensayo para los grupos de rock local.

Obras de reparación y mejora del salón de SORCAS, en febrero de 2015, símbolo de una asociación en continua transformación y con capacidad de adaptarse a los tiempos.

No podría terminar este largo post sin una petición: !Hazte Socio¡